CRUZ ROJA

AV. INDEPENDENCIA 339 – Fotografía: Loreto Vergara Gálvez y Alicia Campos

Doña Carmela Prado de Pinto Concha, fue su primera presidenta y gestora de su primera ubicación, en un inmueble localizado en Independencia esquina Lastra. Allí funcionó el dispensario de la Cruz Roja de las Mujeres de Chile, que fue inaugurado el 15 de agosto de 1915. El edificio, pertenecía a la Liga del Trabajo, una organización obrera católica que cedió espacio a cambio de atención gratuita a sus usuarios. Con el tiempo, estos recintos fueron insuficientes, por lo que en 1920, la entonces presidenta de la Cruz Roja, doña Sofía Eastman, donó junto a su esposo Roberto Hunneus, la casa de Independencia 339.

El edificio es parte de una sucesión continua de edificaciones, que conforma la imagen urbano arquitectónica tradicional de Avenida Independencia en sus primeras cuadras, de sur a norte. Éste destacó durante mucho tiempo por la mayor altura de su fachada, respecto de las construcciones aledañas, dando cuenta de una obra de rango y categoría.

El edificio, inaugurado el 1 de mayo de 1930, ha experimentado modificaciones para acoger la modernización de sus actividades. En la actualidad es posible reconocer gran parte de los recintos originales bajo una materialidad de albañilería reforzada con vigas de hormigón armado y revestida con estuco. Las terminaciones de pisos son de madera en algunas salas de clases y oficinas. Las áreas de atención de público constan de suelos de baldosas pintadas blancas, incluyendo en el centro de algunos espacios el símbolo de la cruz que da nombre a la institución.

De manera general el edificio se encuentra en buenas condiciones, aunque no exento de algunos daños producto el paso del tiempo y del terremoto de 2010, que produjo fracturas y un debilitamiento del medianero norte, actualmente a la espera de reparaciones.